15 junio 2016

DONDE SENTIMOS AUTODESPRECIO



DONDE SENTIMOS AUTODESPRECIO


 El propio orgullo nos acusa, recrían, reprocha y critica cuando no le damos satisfacción, cuando no le procuramos lo que desea, pide, exige, demanda.

 Quiere satisfacción permanente pero nunca se da por satisfecho, todo le parece poco y consiguiendo lo que desea, no se conforma, solo quiere mas.

 Es insufrible, insoportable, insaciable, es la misma condena eterna, tener que soportarlo.

 Es veneno ardiente de satanás, un gusano que nos devora por dentro, la misma serpiente que crece cual lombriz solitaria devorándonos.

 Cuanto mas lo conformamos mas crece y consecuentemente mas nos devora, es la ruina inevitable que estamos provocando, buscando, generando.

 Debemos librarnos de ese deseo ardiente de adoración porque saciándolo no se satisface, no se conforma, no se da por satisfecho, es insoportable, insufrible, infernal, un castigo que nos arruina ahora y para siempre.

 En esencia es odio, rabia, furia, maldad, por ello es que nos acusa sin cesar exigiéndonos lo que quiere, la satisfacción que se le antoja, desea, ocurre.

 También nos odia, acusa y ataca o desesperación e histeria queriendo que le evitemos limitaciones, obstáculos, esfuerzos y sacrificios.

 Nos aborrece si se ve limitado, escupe veneno infernal si no le evitamos un sufrimiento, ahí nos acusa y es ahí donde sentimos culpa y lo percibimos como autodesprecio, auto-reproche.

 Sentimos que nos odiamos a nosotros mismos por lo que hacemos o dejamos de hacer sin ver que en realidad el mismo orgullo nos esta traicionando y nos odia porque no lo satisfacemos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario