30 junio 2016

DESHACE, DES-CREA, VOLVER A DIOS, AL ORDEN



DESHACE, DES-CREA, VOLVER A DIOS, AL ORDEN


 Parce que todavía no hemos comprendido el sentido del paso por el mundo, estamos en el mundo para trabajar, para adquirir Vida Eterna, Sobrenatural, Verdaderamente Espiritual, una segunda naturaleza, la de hijos de Dios.

 Originalmente eso iba a llegar como producto de una normal evolución, crecimiento, maduración, pero habiendo intervenido el adversario, satanás, se interrumpió el normal desarrollo.

 El cerdo infernal queriendo ser adorado en el lugar de Dios intervino y desvió el curso normal de la historia, abrió un expediente paralelo o incidental.

 Provocó un desvío e inventó su propia historia a su gusto, capricho, arruinando a la humanidad, imponiéndose como dios, dedicándose a satisfacer en sus vicios, ambiciones, caprichos, etc.

 La humanidad fue arrancada de Dios, apartada del camino e imperó el cerdo infernal haciéndose adorar como dios y servir, y siempre según su vicio, capricho e interés, nunca como lo hace Dios.

 La intervención de Dios por medio de su Hijo, Jesús, El Señor, reparó esa desviación y abrió el Camino par que la humanidad pudiera recomponer, reparar, reestablecer, reordenar, restaurar el orden original.

 Lo que hizo El Señor fue volver al estado original, recuperó a la humanidad, pagó el rescate, la sacó de las tinieblas, abrió el camino para que las almas pudieran volver a la unión con Dios Padre por Él mismo, por Jesús, en el Espíritu Santo.

 Desde entonces las almas deben pasar por la purificación, renunciar a las inmundicias, limitarse para volver a la unión con Dios, vencer a los enemigos infernales que desean mantenerlas cautivas, esclavas y encaminadas a su autodestrucción en el mundo como paso previo a la perdición eterna en la que desean postrarlas.

 El Camino abierto por El Señor fue cerrado por satanás y sus siervos y adoradores en el mundo, hoy en día la religión no salva sino que pierde, consagra almas al infierno y el falso profeta es caronte guiando las almas al abismo.

 Acá es donde El Señor Vuelve, El Padre Envía a su Hijo, para abrir el Camino, rescatar a las almas, purificar la creación, reparar, reestablecer, reordenar, restaurar, recomponer, etc.

 Comprender que la labor del adversario, satanás, es des-crear, o sea, destruir, arruinar, corromper, estropear, etc., toma la creación, se la sustrae a Dios, hace que sus siervos y adoradores se la consagren a él y la deforma a su imagen y semejanza.

 Todo lo bueno pasa a ser malo y todo malo pasa a ser bueno y estar bien, pone todo de cabeza.

 El culmen de la obra satánica es tomar la última y mas perfecta obra de Dios, la humanidad y destruirla para someterla y para hacerla a su imagen y semejanza.

 Considerar que el cerdo infernal es un monito remedador y hace lo contrario de Dios, quiere hacer lo mismo, pero lo hace según su idea, gusto, delirio, capricho e inmundicia.

 Así es que culmina su obra transformando a la humanidad, desnaturalizando, corrompiéndola, y es acá donde se entiende que el hombre pasa a ser mujer y la mujer pasa a ser hombre por decreto satánico infernal y esto se impone por la fuerza y persecución de la mano de los adoradores de satanás, sus siervos en el mundo.

 No destruye a la humanidad, no la hace desaparecer, si es un cerdo ególatra desesperado por ser adorado, recibido, tomado en cuenta.

 Lo que hace es destruir su esencia, la transforma, deforma, transubstancia, la des-crea, la arruina, corrompe, la hace a su imagen y semejanza, o sea, lo contrario de lo que debió ser.

 La humanidad debía ser hija de Dios, ahora es hija de satanás y es a su imagen y semejanza.

 Tanto las naciones como las religiones han sido consagradas a satanás por sus autoridades que se han sumido en el nuevo orden mundial.

 Las naciones están simbolizadas en Eva y las religiones están simbolizadas en Adán. Se actualizó y se consumó el pecado original.

 Reina la rebeldía, prevalece la mentira y cada cual se considera un dios mientras que se dedica a autodestruirse y se empeña en colaborar consciente o inconscientemente en la obra destructora de satanás.

 Entonces, tenemos el reinado espiritual satánico instaurado en las almas, en los corazones, en la vida que se considera ‘normal’, y lo mismo en las naciones y en las religiones.

 De ahora en adelante lo único que puede suceder es que continúe consumándose tanto en las almas como en las naciones y en las religiones.

 De ahora en adelante las almas tienen la responsabilidad de no engañarse, no mentirse, de buscar la Verdad, la revelación de Dios y de entrar en el camino purificador en el que logren la reparación personal.

 Cada una debe buscar la unión con Dios, reparar, recomponer, reordenar, reestablecer la unión con Dios.

 Deben pasar por el camino purificador en el que venzan la mentira, se liberen de los engaños satánicos, se purifiquen y santifiquen saliendo de las tinieblas de la egolatría y el orgullo, abandonando el abismo-sepulcro del ‘yo’.

 Tienen que volver a Dios, hacer el esfuerzo personal por reordenar su vida, orar, buscar a Dios, su Revelación, discernir su Voluntad y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe para lograr la purificación, reordenamiento, reparación, restauración, etc.

 Solo así volverán a la vida y así adquirirán Vida Eterna, Sobrenatural, así llegarán a ser hijas de Dios y forjarán un espíritu nuevo hijo de Dios, puro, santo, que será de amor y verdadero enlace-nexo-comunión con Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario