22 junio 2016

CONFIRMAR LA ELECCIÓN



CONFIRMAR LA ELECCIÓN


 Si hemos rechazado al adversario y hemos elegido a Dios muriendo a nosotros mismos, renunciando a la propia voluntad, colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe la Voluntad de Dios en nuestra vida, hemos librado la primera batalla.

 El enemigo no se da por vencido, se alza rebelde, furioso y reintenta posesionarse, busca retomar el poder, reestablecer el control que tenía sobre nosotros.

 Como siempre busca la seducción primero y si no lo logra por ese camino, recurre a la violencia, furia, maldad porque se descontrola y porque tiene veneno que escupir.

 Nos ataca con furia y desesperado quiere aferrarse, someternos, aplastarnos, doblegarnos, castigarnos.

 Es la hora de perseverar, y especialmente, es la hora de confirmar la elección que hicimos.

 Es la oportunidad para confirmar que elegimos a Dios y que renunciamos a nosotros mismos.

 Cuando el enemigo busca reafirmar, confirmar, reestablecer su poder, debemos hacer lo contrario, reelegir a Dios, reconfirmar que elegimos a Dios.

 Como si fuésemos idotas, tontos, fanáticos o mas bien, como si tuviésemos vocación de mártires, debemos volver a elegir a Dios a pesar de las penas, castigos y sufrimientos a los que el enemigo nos somete noche y día, y aun a pesar de los castigos y tormentos con los que nos amenaza.

 Considerar que esta desesperado, tiene nada y se queda con menos que nada aun si no logra vencernos, someternos, doblegarnos, esclavizarnos.

 Todo lo que tiene es lo que saquea, roba y toma de las almas.

 Por ello tampoco debemos perder tiempo peleando contra él, debemos ignorarlo, buscar a Dios una vez mas, discernir su Voluntad y volviendo a sacrificar nuestra vida, hay que seguir adelante.

 En esta oportunidad en la que confirmamos que elegimos a Dios, muchos confirman que eligen al adversario y ahí es donde quedan totalmente a oscuras, en tinieblas, camino a su perdición eterna.

 Acá es donde terminan de definirse los dos pueblos, los dos linajes, los dos caminos, los que están con El Señor y los que están en contra de Él, “Conmigo o contra Mí”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario