19 junio 2016

CONFIAR UNA VEZ MAS



CONFIAR UNA VEZ MAS


 Considerar que hay cosas que no podemos, debemos admitir eso y no mentirnos a nosotros mismos.

 Llenos de furia, odio, rabia, maldad, deseo de venganza, queremos liberarnos de lo que nos aqueja, pero no podemos.

 Hay veces en las que hay que rendir el orgullo, deponerlo, manifestar y admitir delante de Dios la imposibilidad de moverse.

 Por mas que queramos y deseemos hacer algo, hay cosas que no las podemos hacer, escapan a nosotros.

 Podemos hacer el intento o no, pero debemos ser sinceros ante Dios.

 Nos encerramos en el ego, deliramos de orgullo y fieles al delirio hacemos cuanto sea necesario para sostenerlo, engrandecerlo.

 Nos volvemos esclavos del delirio de orgullo que queremos sostener.

 También puede haber orgullo en la fidelidad y aceptación de Dios, podemos estar orgullosos de cómo obedecemos y aceptamos la Voluntad Divina sin importar lo que soportamos, padecemos, sufrimos.

 Debemos dejar de ser orgullosos, admitir que tenemos límites y vencer el miedo a Dios, decirle que no una vez en algo simplemente porque no va mas y no podemos mas.

 En apariencias somos fieles, pero en realidad somos cobardes que temen decir la verdad, somos ególatras y orgullosos diciendo siempre y a todo que sí.

 Si bien es el camino, hay una vez en la que se dice que no, y ¿Cuál es esta vez?, eso solo se conoce cuando llega y es luego de mucho tiempo de esfuerzo, sacrificio, negación de sí, obediencia, etc.

 Considerar también que Él Es Dios y no debe obedecernos, hacernos caso o tomarnos en cuenta, y considerar que hay veces en las que, pese a todo, debemos pasar lo horrendo una y otra vez, noche y día sin límite.

 Dios no está en contra de nosotros, solo quiere purificarnos, corregirnos, hacernos a nuevo, fortalecernos, transfigurarnos, transubstanciarnos.

 Debemos confiar en Dios, creer en su Amor y seguir adelante permitiendo una vez mas lo que permite y aceptando lo que quiere, soportando el infierno que nos toca y ofreciéndolo para Que Se Haga Su Voluntad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario