30 mayo 2016

VIDA-VERDAD-PALABRA VIVA DE DIOS



VIDA-VERDAD-PALABRA VIVA DE DIOS


 Hundidos-abismados en nosotros mismos, nos consideramos dioses porque nos olvidamos pronto de Dios, ahí reina la mentira.

 Estamos sumergidos en tinieblas, es decir, perdidos en nuestro abismo-sepulcro-ego-yo, naufragamos en la propia miseria, nos perdemos en esa nada abominable y corrupta que somos.

 Ahí abajo nos lamentamos, nos miramos con lástima, pena, enfermiza e infernal autocompasión abominable volviéndonos pusilánimes.

 De ese abatimiento nos alzamos desafiantes, furiosos, llenos de odio, defendiendo el orgullo y estableciendo el ‘yo’ caprichoso no sabiendo ni siquiera donde vamos ni donde queremos ir.

 Seguimos naufragando en tinieblas, chapoteando en el barro, revolcándonos en el lupanar abominable con y como demonios solo para deteriorarnos, estropearnos, corrompemos de manera casi irrecuperable.

 Empleamos el escaso tiempo que tenemos en volvernos peores, no hacemos nada bueno, todo es abominación, corrupción, mentira, engaño, error, elección de satanás y de su reinado que es la muerte-tinieblas-orgullo.

 Como idiotas estamos dándole al adversario y a su reina, la muerte eterna, nuestra vida miserable para volverla mas miserable aun.

 Alimentamos el ego arruinándonos, autodestruyéndonos, corrompiéndonos, y no hacemos mas que negar la realidad, ver las mentiras que deseamos creer.

 Vamos de abismo en abismo y luego nos quejamos del vacío infernal que padecemos pero no vemos como nos hemos encerrado en el círculo satánico infernal de destrucción, muerte, ruina, corrupción, abominación, desolación.

 Buscamos solución o salida en lo que no lo hay, donde solo hay mas ruina, destrucción, muerte, vacío y desolación.

 Buscamos como remedio la mentira, nos drogamos con ella, y ésta solo engendra mas vacío, mas ausencia de Dios, una ruina mas grande.

 La salida o solución no es hundirse en sí mismo, es salir de sí hacia arriba, buscando a Dios, la Verdad, su Revejación, esa Palabra de Vida.

 Esto significa que nadie se salva a sí mismo y menos diciéndose las mentiras que desea escuchar-ver-creer y hacer ver-creer, nadie se salva prescindiendo de Dios y diciéndose a sí mismo que es dios, eso es satanismo, autodestrucción, suicidio espiritual, la Verdad Es que Él Es Dios, y la Verdad es que Él Siempre Seguirá Siendo Dios, por lo tanto Él Es la Verdad y de Él proceden la Verdad y la Vida, prescindiendo de Él solo tenemos delirios, nos perdemos en fantasías, nos encerramos en la mentira abominable que deseamos ver-creer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario