30 mayo 2016

SUCUMBEN EN SU MISERIA SIN QUERER VOLVER



SUCUMBEN EN SU MISERIA SIN QUERER VOLVER


 Cada uno en su vida-casa-corazón debe recibir a Dios, cada cual debe hacer el esfuerzo de recibirlo y de colaborar en su Presencia-Reinado.

 Él Es Dios, Él Es la Vida-Verdad, todo lo recibimos de Él, nada tenemos sin Él, solo conoceremos vacío, muerte, oscuridad, tinieblas, abominación, ruina, corrupción, destrucción, etc., o sea, lo que vemos a diario.

 Cada cual debe buscar la comunión con Dios, estar unido-enlazado a Él, permanecer en su Creencia, caminar bajo su mirada, en su Luz, en ese camino de luz que solo Él abre y señala delante para que lo sigamos.

 Traza un camino para que salgamos del abismo de infernal egolatría narcisista, por ello es que debemos discernir su voluntad para ver ese camino, para seguirlo a Él que ha venido a sumergirse en nuestro ego para sacarnos, rescatarnos, redimirnos.

 Es de idiotas pretender decirle a Él, Nuestro Salvador, lo que debe hacer o como lo debe hacer, que se quebrante el orgullo y que se desvanezca el deliro de orgullo tenemos que dejar de ser idiotas, dejar de cultivar la estulticia, tenemos que obedecer a Dios.

 Ególatras narcisistas infernales que solo se adoran a sí, a la falsa imagen que de sí construyen, buscan aceptación, reconocimiento, atención y adoración para ese ídolo-fantasía que construyen, lucen y exponen.

 Se rinden ante su fantasía-delirio, la falsa imagen de sí que no es mas que la expresión clara de su rebeldía contra la Voluntad de Dios.

 Son esclavas de ese delirio y se consumen sosteniéndolo, extendiéndolo y haciéndolo reinar, prevalecer, ver, adorar, servir.

 Se autodestruyen, se consumen convirtiéndose en orgullo, se queman, arden deseando ser adoradas y ahí es donde se convierten en tinieblas, a la vez que también se vuelen tinieblas al ser consumidas-devoradas por los enemigos espirituales.

 No solo se arruinan sino que meten a otras almas en el agujero de su abismo al buscar adoradoras para su fantasía, esa que lucen como imagen y que creen la salvación y liberación del infierno que padecen.

 Padecen el infierno que se provocan porque prescinden de Dios, reniegan de Él y se oponen a su Voluntad, se hunden en sí y ahí se autodestruyen, encima, se devoran deseando ser adoradas y esforzándose en hacer ver la falsa imagen que de sí construyen.

 Lo que hacen es buscar el falso remedio que es lograr ser adoradas para alimentar su ego, pero así es como siguen arruinándose, deben remediar el problema central, esencial, que es la ausencia de Dios.

 Simplemente, si continúan prescindiendo de Dios, van a seguir imponiéndose mentiras y van a continuar siendo engañadas por los demonios que van a seguir devorándolas en vida, corrompiéndolas, arruinándolas y arrastrándolas al infierno ya desde ahora.

 No quieren volver a la Vida, no aceptan la Verdad, no buscan a Dios, continúan arrastrándose en tinieblas, siguen internándose en el infierno de ausencia y negación de Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario