02 mayo 2016

QUIERE HACER REINAR SU IRREALIDAD



QUIERE HACER REINAR SU IRREALIDAD


 En su orgullo y egolatría se consideraba perfecto, alto e inmejorable, no había conocido límite alguno y suponía que no lo había.

 No quiso entender que los límites son necesarios, entonces, enfureció renegando de la Verdad.

 Cuando debía aprender que era solo criatura y no creador, inventó la mentira de que era creador.

 Esto es así porque se alegró autodestruyéndose, deformándose, transformándose y transubstanciándose.

 Ardiendo de orgullo, deseando ser adorado, se enfureció al no lograrlo y mas aun al saber que otro lo tendría en su lugar.

 Ahí se transformó en la bestia abominable que es hoy, ese dragón rojo, dejó de ser el primer ángel para pasar a ser el primer demonio, y el mas bajo de todos, o sea, el último porque en el infierno todo esta invertido.

 Para continuar negando la Verdad y seguir ocultando la realidad, inventó la mentira de que no perdió ni se perdió.

 El cerdo ególatra se miente a él mismo, dice que ganó.

 Dice que ganó porque se independizó de Dios, dice que creció porque comprendió que no necesita de Él.

 Para continuar con su mentira-fantasía-evasión de la realidad, dice que es mejor reinar en el infierno que obedecer en el cielo.

 Finge que reina, domina, que tiene poder, etc.

 Vive una fantasía abominable, irrealidad, y no hace mas que mentirse a él mismo para acallar-conformar su miedo y no ver la realidad, para evadirse de ella.

 El infeliz teme por sí y teme a su miedo mismo, por ello lo conforma servil y pusilánime diciéndose las mentiras que desea escuchar.

 Todo lo que hace desde entonces es para conformar su ego y no ver su miedo, evadirse de éste, es para seguir diciéndose a sí mismo que es alto, importante, incluso suprior a Dios.

 Su miedo es ver la realidad, comprobar la Verdad, no poder seguir sosteniendo la mentira, por ello odia a quienes dicen-viven la Verdad, los persigue y por ello quiere pisotearlos, exterminarlos, para hacer reinar su mentira-oscuridad-fantasía, para seguir viviendo su irrealidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario