10 mayo 2016

¿POR QUÉ TODO SE DESMORONA?



¿POR QUÉ TODO SE DESMORONA?


 Dios sabe de lo que somos capaces, conoce nuestra miseria, por ello es que no nos pide milagros, nada extraordinario, los milagros, lo sobrenatural, lo extraordinario lo hace Él, pero debemos colaborar.

 Considerar que le dieron los cinco panes y dos pescados para que los bendiga y multiplique, quiere contar con nuestra colaboración, no es que le haga falta, Él quiere necesitar.

 Quiere contar con nuestra colaboración para que también valoremos lo que no sea, para que lo ganemos, porque si nos tirara o regalara la salvación, no la valoraríamos, pero si nos cuesta y entendemos lo que vale y lo que a Él le ha costado, tomaríamos todo con mas seriedad, con responsabilidad.

 Mientras no hagamos lo que Dios nos pide, ninguna otra cosa va a resultar, funcionar, salir, andar, todo va a seguir derrumbándose.

 Si no hacemos lo que Dios nos pide, estamos construyendo en la arena, en la arena de la ausencia de Dios, de la negación de El, de la rebeldía abominable contra Su Voluntad, por ello es que resulta inevitable que todo se derrumbe.

 Lo que construimos en rebeldía contra Dios, prescindiendo de Él, sin discernir Su Voluntad y sin obedecerlo, es humo, fantasía, mentira, delirio, negación de Dios, una ilusión infernal, diabólica, tinieblas abominables.

 Esa fantasía es inevitable que se derrumbe, desfallezca, desmorone, caiga, carece de Dios-Vida-Verdad, se desmorona irremediablemente.

 Pude ser considerada como perfecta o ideal según el mundo, pero es inevitable, irremediable que se derrumbe, esta condenada al fracaso ab initio porque es sin Dios y en contra de Él, es barro sobre la arena, un infierno de negación y de ausencia de Dios.

 Lo peor es que nos apegamos a esas mentiras abominables y queremos creer incluso que son nuestra salvación, pero son la causa misma por la que nos hundimos en el abismo y perdemos en tinieblas exponiéndonos a todos los enemigos infernales ya desde ahora.

 Comprender que sin Dios nada somos, nada podemos, nada sabemos, nada tenemos, solo ruina, desgracias, abominables tinieblas, infierno, condenación eterna.

 Debemos solucionar lo esencial, sustancial, primero, fundamental, la ausencia de Dios que hemos provocado renegando de Su Voluntad y prescindiendo de Él.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario