06 mayo 2016

POR ESO TENEMOS UN SALVADOR



POR ESO TENEMOS UN SALVADOR


 Yacen postradas las almas en el sufrimiento, se arrastran padeciendo, se pudren en vida por su rebeldía abominable infernal, se exponen a los enemigos que las atormentan y les hacen padecer.

 Se vuelven desgraciadas, pero luego se quejan y buscan a culpables-responsables.

 Se arrastran sobre la faz de la tierra teniéndose lástima-pena-enfermiza y abominable lástima infernal.

 Se miran con desprecio, odian y aborrecen lo que son, lo que viven, su existencia maldita, sufriente y desgraciada, luego buscan culpables, responsables, a quienes endosar la carga abominable de la culpa.

 Sí, es verdad, todos padecemos grandes infiernos abominables en garras de otros, pero también debemos levantarnos, dejar de tenernos lástima, esa enfermiza e infernal autocompasión y poniéndonos de pie tenemos que buscar el propio Bien, el Verdadero y Eterno Bien.

 Lo primero y esencial de dejar de lamentarse, dejar de tenerse lástima, dejar de arrastrarse, dejar de mirarse con desprecio y repulsión, dejar de odiar y maldecir la suerte que nos ha tocado y aquello que somos.

 De esa postración debemos levantarnos viendo la Verdad, pero no odiándonos por ello, es decir, debemos comprender que somos nada, podemos nada, sabemos nada, tenemos nada, valemos nada, pero eso no es para odiarnos, aborrecernos o despreciarnos.

 Comprender que los vanidosos, aquellos cerdos ególatras perdidos en sí mismos que dicen adorarse-amarse, en realidad  desprecian, en el fondo se aborrecen, no aceptan lo que son.

 No se aman, quieren amarse, pero se odian y por ello generan amor propio mientras que van forjándose una imagen para hacerse ver, adorar, aceptar, reconocer, tomar en cuenta, etc.

 Debemos dejar de generar el infierno que nos atormenta, dejar de odiarnos y dejar de odiar. Es difícil, por ello tenemos un Salvador, debemos recurrir a Él, solos no podemos amar, perdonar, soltar, corregirnos, ni aun por Néstor propio bien, todo lo contrario, solos queremos lo que nos perjudica, se impone la mala voluntad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario