02 mayo 2016

PALABRA-ESPÍRITU-REINO-VOLUNTAD



PALABRA-ESPÍRITU-REINO-VOLUNTAD


 Tomando en cuenta lo expuesto anteriormente, considerar la realidad, apreciarla y en se a esto conducirse.

 Comprender que el enemigo, satanás continúa activo, incide en la vida personal de cada uno.
 A todas las almas persigue, busca, instiga y tienta, quiere provocar la rebeldía de todas, quiere hacerlas suyas.

 Cada uno debe derrotarlo, rechazarlo, expulsarlo, vencerlo, confinarlo y devolverlo al infierno.

 En la vida personal de cada uno se libra una batalla espiritual en la que todos tenemos parte, todos tenemos responsabilidad, debemos elegir o rechazar a Dios.

 La opción no es clara y evidente como puede parecer a almas cómodas. Considerar que el enemigo ha tomado, conquistado y sometido la creación, tanto las naciones como las religiones se hallan bajo su dominio, control, autoridad, hechizo, seducción.

 Considerar que cada uno e esclavo de satanás en su propia vida-casa-corazón al ser ególatra, rebelde, preocupado por sí, rengado de la Voluntad de Dios.

 Comprender que cada uno debe buscar personalmente la Voluntad de Dios, discernirla y obedecerlo derrotando a los enemigos espirituales.

 La batalla se da en la voluntad, la voluntad puede ser rebelde u obediente a Dios. Nadie es obediente por naturaleza desde el pecado original, sino todo lo contrario.

 La obediencia es un esfuerzo y sacrificio constante y solo se logra buscando la Verdad-Revelación-Luz Verdadera, esa Palabra Viva de Dios Revelada diaria y constantemente.

 Cada uno en sí mismo debe buscar la Verdad-Revelación de Dios, esa Palabra Viva, renunciar a la voluntad propia ofreciéndola en sacrificio y seguir-obedecer a Dios colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Divina Voluntad en la propia vida-casa-corazón y en el mundo.

 Comprender que solo cumpliendo prescripciones religiosas esto no se hace porque es trabajo personal, Dios dirige a cada alma en forma personal y es responsabilidad de cada una escucharlo.

 Acá se produce el peor engaño, las almas creen que aman-sirven a Dios por cumplir con una religión, así quedan disociadas de la realidad, encerradas en su fantasía alimentando su ego, generando orgullo y pudriéndose en vida.

 Es necesario buscar la Verdad-Revelación-Palabra Viva de Dios. Esta es la responsabilidad personal de cada uno,  buscándola, hay que aceptarla ofreciendo como sacrificio la propia voluntad dominada-controlad por la mentira y así es como colaboramos en la Venida del Señor, en su Vuelta y Victoria, en el triunfo de la Luz sobre las tinieblas y en Que Venga Su Reino.

 Comprender la relación íntima entre su Reino y la Divina Voluntad, comprender que si no hay obediencia a Dios, permanecemos en el reino de satanás, en su voluntad-palabra-esencia-ser-espíritu, es decir, en la rebeldía-mentira-tinieblas.

 Considerar que si no limitamos el ego-orgullo negándonos a nosotros mismos y buscando a Dios, terminaremos tropezando con las consecuencias de esa egolatría narcisista delirante en la que nos drogamos diariamente con soberbia.

 Las consecuencias consisten en quedar a merced de lo que nos provocamos-preparando renegando obsesiva, caprichosa, odiosa y perversamente contra la Voluntad de Dios, o sea, quedamos a merced de los enemigos interiores y exteriores.

 Los enemigos imponen una humillación forzosa y eso quede tomarse para hacer sacrificio y negación de sí ofreciéndolo a Dios en reparación y penitencia manifestando la intención de elegirlo y obedecerlo a Él cuando no hay mas remedio.

 Comprender, si no buscamos a Dios por nosotros mismos limitando el ego, terminamos a merced de los enemigos, entonces, la negación se impone forzosamente. Padeciendo la negación forzosa, podemos rengar, enfurecer y desesperarnos por liberarnos de ella o podemos aceptarla muriendo-renunciando a nosotros mismos y acabar de autodestruirnos que es lo que pretenden los enemigos infernales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario