02 mayo 2016

NO SOLO SE REBELÓ SINO QUE ENCABEZÓ UNA SUBVERSIÓN



NO SOLO SE REBELÓ SINO QUE ENCABEZÓ UNA SUBVERSIÓN


 Una vez que cayó, una vez que se hundió-abismó en sí mismo, buscó ardientemente venganza contra Dios.

 Quiso venganza porque no le concedió lo que ambicionaba.

 También quiso venganza porque le concedió eso a otro, demostrando de esta manera sus celos odiosos y resentidos.

 También quiso venganza por verse reducido a un estado abominable infernal, y no consideró que se lo provocó él mismo.

 Culpó a Dios por su ruina y no quiso entender que Dios quiso sacarlo del camino de la ruina, quiso prevenirlo, evitar que cayera.

 Vio a Dios como enemigo, no consideró que el enemigo era su mismo deseo de adoración, de tener lo que solo corresponde a Dios.

 Quiso venganza contra la humanidad que fue bendecida y elevada por Dios, porque culpó a la humanidad por lo que él dice que perdió.

 No perdió nada porque tenía nada, no puede perder lo que no ha tenido.

 Solo tenía una ilusión, fantasía, deseo, falsa expectativa y eso se frustró, eso perdió.

 Debía ver la verdad, reconocer que en su interior no amó a Dios, se amó a sí mismo, no adoró a Dios sino a sí mismo.

 Peor aun, no adoró a otra cosa mas que a su mismo deseo, se excito con una fantasía y consigo mismo.

 Dios quiso liberarlo, pero no quiso corregirlo.

 Cuando Dios le rebeló la Verdad, era remedio, para corregirlo, para que se librara de delirios, fantasías, ambiciones, vicios, corrupciones.

 En vez de esto, eligió la perversidad, caprichos, inmundicias, se eligió a sí mismo y su corrupción, su deseo infernal de ser adorado.

 Así es que renegó de Dios, lo volvió a despreciar cuando lo quiso salar y finalmente terminó alzándose contra Él. No solo esto, sino que también encabezó una rebelión, subversión, alzamiento, asonada, guerrilla, etc.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario