02 mayo 2016

MISTERIOS DE satanás



MISTERIOS DE satanás



8.- REBELDÍA ES ESCLAVITUD

1.- BUSCA ADORACIÓN = CAYÓ

2.- CUALQUIER COSA CON TAL DE OBTENER ADEPTOS

3.- NO SOLO SE REBELÓ SINO QUE ENCABEZÓ UNA SUBVERSIÓN

4.- BUSCA POR SÍ LO QUE DIOS LE NEGÓ

5.- SE VOLVIÓ EL PRIMER DEMONIO

6.- QUIERE HACER REINAR SU IRREALIDAD

7.- SIGUEN SU CAMINO DE RUINA Y AUTODESTRUCCIÓN Y NI SIQUIERA SE DAN CUENTA

9.- POR ÚLTIMA VEZ PODRÁN OPTAR

10.- PALABRA-ESPÍRITU-REINO-VOLUNTAD




-------------------------------------------------------


8.- REBELDÍA ES ESCLAVITUD


Tenemos miedo, no confiamos verdaderamente en Dios.

 Nos hundimos-encerramos en nosotros mismos, tememos por nosotros, no levantamos la cabeza-mirada-pensamiento.

 Obsesiva, desesperada e histéricamente pensamos en nosotros.

 Permanecemos en tinieblas, preocupados por nosotros, dedicados a adorarnos y a hacernos adorar.

 Así nos volvemos miserables, ególatras narcisistas infernales desesperados por lograr adoración para la falsa imagen de sí que construyen.

Tememos perder la imagen por la que somos adorados, aceptados y desesperados buscamos adoración y peleamos contra todos por ello buscando dominar, prevalecer e imponernos.

 Comprender que no controlamos ni podemos controlar, solo tenemos la fantasía de que controlamos. De esta fantasía debemos desengañarnos porque ahí es donde nos tiene atados, controlados el adversario y nos hace gobernar pero no reinar.

 Somos delirantes de orgullo, ególatras que se niegan a ver la realidad, queremos creer que dominamos y reinamos, pero la realidad es que no controlamos nada.

 Somos esclavos en la propia vida-casa-corazón y es una fantasía esa supuesta vida perfecta y controlada.

 Tenemos que renunciar a nosotros mismos, buscar la Verdad-Revelación constante de Dios y ahí Él viene a Reinar en nuestra vida y ahí es donde con y por Él reinaremos.

 Si generamos voluntad propia, estamos generando rebeldía. Esa voluntad propia no es tan propia, solo es negación de Dios, rebeldía contra su Voluntad.

 La rebeldía contra la Voluntad de Dios es el mismo espíritu-ser-esencia-palabra de satanás.

 El alma cree que es dueña de sí, pero es rebelde contra Dios y esclava de sí, de esa propia rebeldía. Considerar que la rebeldía es rebeldía siempre, en esencia es rebeldía, no obedece al alma, no la sirve, solo la opone a Dios, la controla.

 Esa rebeldía-orgullo-mentira es la fantasía que el alma quiere creer. Quiere creer que es dueña de sí, que se basta a sí misma, pero se niega a ver que es esclava del miedo, de la preocupación por sí, de su propia debilidad y que se deja dominar-controlar-someter por el adversario que le ha dado esa falsa libertad.


1.- BUSCA ADORACIÓN = CAYÓ


 El adversario no es mas que un cerdo ególatra narcisista infernal.

 Se ha hundido-encerado en sí mimo, se convirtió en esclavo de su miedo

 Claramente no ha madurado, no ha crecido, no ha salido de sí.

 No quiso, por eso no pudo.

 Caprichoso, odioso, resentido, es decir, sumamente miedoso, quedó encerrado en su abismo-nada miserable.

 Ahí se lamentó por sí, temió por sí y por ello se dedicó furiosa, instintiva y miserablemente a hacerse adorar volviéndose caprichoso, odioso, resentido, despiadado.

 Lleno de rabia, furia, celos, maldad, se creyó habilitado para odiar, despreciar, acusa, maldecir.

 Se adoró a sí mismo y temió no ser adorado, se encendió celoso de sí en deseos de adoración y temió no ser adorado como se adoraba a sí mismo.

 Se hundió, se vio degradado y miserable, no quiso ver-creer esa realidad, desde entonces sigue queriendo ver lo que es fantasía, aquello que fue y dejó de ser.

 Sigue tratando de reconstruir su fantasía, quiere volverla realidad, por eso es que busca ser adorado, porque si lo obtiene supone que continua siendo grande, importante, adorable y no despreciable y abominable como se vio-conoció.

 No era despreciable, Dios no lo hizo así, se hizo a sí mismo así al dejar de adorar a Dios por adorarse a sí mismo y al desear ser adorado.

 Hundido, perdido en sí, preocupado por sí, quiere ser adorado, quiere construir su fantasía, busca someter a la humanidad, convertirla en esclava y adoradora suya.


2.- CUALQUIER COSA CON TAL DE OBTENER ADEPTOS


 El que era el primer ángel se convirtió en el primer demonio porque fue el primero en rebelarse contra Dios.

 Se rebeló porque se hundió en sí mismo y se preocupó por sí.

 Se eligió a sí mismo renegando de Dios, oponiéndose a su Voluntad.

 Temió por sí, deseo ser adorado y supuso que no lo obtendría, lo deseó con mas ganas, se enfureció y odió-despreció-condenó a Dios en su interior.

 Siguió alimentando el deseo, avivando el fuego, siguió deseando ser adorado y continuó temiendo no recibir esa adoración, entonces, siguió alimentando el odio-desprecio a Dios.

 Ahí surgió el deseo de rebelarse y cuando Dios no cumplió sus expectativas, concretó su rebeldía, vomitó su odio.

 Cuando advirtió que Dios no cumplió con lo que deseaba y vio claramente que no se lo daría, se creyó justificado para vomitar su odio.

O mas bien en ese momento no pudo contenerlo mas y ahí reventó de furia vomitando su odio, queriendo venganza.

 Todo su orgullo delirante, su ardiente deseo de ser adorado, se encendió y se convirtió en furia-odio-maldad-deseo de venganza.

 Perdió la consciencia, la noción de la realidad y se lanzó en contra de Dios convirtiéndose en ese abominable dragón rojo.

 Finalmente sedujo a otros ángeles apostatas, rebeldes, ególatras, orgullosos y les prometió lo imposible, la victoria sobre Dios, reinos, etc., cualquier cosa con tal de obtener adeptos a su causa inútil y autodestructiva.


3.- NO SOLO SE REBELÓ SINO QUE ENCABEZÓ UNA SUBVERSIÓN


 Una vez que cayó, una vez que se hundió-abismó en sí mismo, buscó ardientemente venganza contra Dios.

 Quiso venganza porque no le concedió lo que ambicionaba.

 También quiso venganza porque le concedió eso a otro, demostrando de esta manera sus celos odiosos y resentidos.

 También quiso venganza por verse reducido a un estado abominable infernal, y no consideró que se lo provocó él mismo.

 Culpó a Dios por su ruina y no quiso entender que Dios quiso sacarlo del camino de la ruina, quiso prevenirlo, evitar que cayera.

 Vio a Dios como enemigo, no consideró que el enemigo era su mismo deseo de adoración, de tener lo que solo corresponde a Dios.

 Quiso venganza contra la humanidad que fue bendecida y elevada por Dios, porque culpó a la humanidad por lo que él dice que perdió.

 No perdió nada porque tenía nada, no puede perder lo que no ha tenido.

 Solo tenía una ilusión, fantasía, deseo, falsa expectativa y eso se frustró, eso perdió.

 Debía ver la verdad, reconocer que en su interior no amó a Dios, se amó a sí mismo, no adoró a Dios sino a sí mismo.

 Peor aun, no adoró a otra cosa mas que a su mismo deseo, se excito con una fantasía y consigo mismo.

 Dios quiso liberarlo, pero no quiso corregirlo.

 Cuando Dios le rebeló la Verdad, era remedio, para corregirlo, para que se librara de delirios, fantasías, ambiciones, vicios, corrupciones.

 En vez de esto, eligió la perversidad, caprichos, inmundicias, se eligió a sí mismo y su corrupción, su deseo infernal de ser adorado.

 Así es que renegó de Dios, lo volvió a despreciar cuando lo quiso salar y finalmente terminó alzándose contra Él. No solo esto, sino que también encabezó una rebelión, subversión, alzamiento, asonada, guerrilla, etc.


4.- BUSCA POR SÍ LO QUE DIOS LE NEGÓ


 Habiéndose rebelado resueltamente contra Dios buscando su propia satisfacción, se dedicó a tratar de conseguir por sí mismo lo que ambicionaba, eso que consideraba que se le debía, lo que deseó.

 Dios no le dio lo que deseaba, consideró que debía obtenerlo por sí mismo.

 Convencido de esto, cuando supo por Revelación Divina que la humanidad recibiría lo que él quiso y no obtuvo, lo que ambicionó-deseó, estalló de furia y quiso venganza.

 Ahí resolvió hacer la guerra a Dios y ahí es donde también quiso en sus celos por sí mismo arruinar a la humanidad.

 Quiso la ruina de la humanidad por odio, venganza, llevado, dominado y descontrolado por su rabia-furia.

 También para vengarse contra Dios.

 También para hacer sufrir a la humanidad.

 También para controlarla, esclavizarla y lograr que lo adoren a él.

 También para obtener así la satisfacción de su deseo de ser adorado por la humanidad, servido, el deseo de someter, controlar, humillar e imponerse, prevalecer y reinar a su antojo.

 Considerar que seguimos su camino de ruina y autodestrucción cuando no adoramos a Dios, cuando deseamos ser adorados, tomados en cuenta, amados, aceptados, cuando tememos ser despreciados.

 Comprender la importancia de renunciar a vicios, caprichos, ambiciones, deseos.

 Tomar en cuenta la necesidad de buscar la Voluntad de Dios y de obedecerlo-seguirlo a Él.

 Obedeciendo a Dios vivimos-permanecemos en la Verdad, decimos y hacemos la Verdad, o sea, que Él Es Dios.


5.- SE VOLVIÓ EL PRIMER DEMONIO


 Si Dios le negó algo es por él mismo, por su propio bien, no porque Dios se beneficiara de alguna manera.

 El cerdo infernal hundido en sí mismo y perdido en su miseria por practica la abominable egolatría narcisista infernal, no supo ver, entender, comprender, ni quiso escuchar tampoco.

 Temió por sí, solo miró lo que ambicionaba y por ello vio en Dios un enemigo, un contrario, alguien a quien vencer, someter y a quien responsabilizar de sus desgracias, penas, dolores, infierno.

 El infierno se lo provocaba en su ambición, con su deseo, en su guerra contra Dios, alimentando su orgullo, fogoneando su deseo de satisfacerse a sí en contra de Dios.

 Cuando Dios no le concedió lo que ambicionaba era para curarlo, corregirlo, reencaminarlo. No supo ver El Amor de Dios corrigiéndolo, reencaminándolo, salvándolo de hundirse en sí mismo.

 Encaprichado, odioso, resentido, quiso venganza contra Dios, se obsesionó con ganar, reinar, imperar y prevalecer.

 Buscó la vuelta, la forma de lograr lo que quería y estando furioso, hallándose totalmente descontrolado inició la guerra contra Dios.

 Su mismo orgullo delirante se vio derrumbado al comprender que no obtendría lo que deseaba, se sintió humillado, vencido, derrotado, pero no aceptó la Verdad, no vio el Amor de Dios corrigiéndolo, salvándolo, pensó mal de Dios y lo aborreció, despreció.

 El orgullo humillado, vencido, derrotado, se convierte en furia-odio-maldad-deseo de venganza, la presión de la humillación lo hace estallar, lo transforma y lo vuelve ese deseo destructivo.

 El ser se carcomió a sí mismo deseando ser adorado y terminó de autodestruirse al encenderse en furia cuando comprendió que no lo obtendría porque ahí pasó a desear venganza.

 La misma ruina y destrucción que quiso provocar a Dios y a sus planes, se la provocó a sí mismo, acabó de consumarla, se volvió el primer demonio.


6.- QUIERE HACER REINAR SU IRREALIDAD


 En su orgullo y egolatría se consideraba perfecto, alto e inmejorable, no había conocido límite alguno y suponía que no lo había.

 No quiso entender que los límites son necesarios, entonces, enfureció renegando de la Verdad.

 Cuando debía aprender que era solo criatura y no creador, inventó la mentira de que era creador.

 Esto es así porque se alegró autodestruyéndose, deformándose, transformándose y transubstanciándose.

 Ardiendo de orgullo, deseando ser adorado, se enfureció al no lograrlo y mas aun al saber que otro lo tendría en su lugar.

 Ahí se transformó en la bestia abominable que es hoy, ese dragón rojo, dejó de ser el primer ángel para pasar a ser el primer demonio, y el mas bajo de todos, o sea, el último porque en el infierno todo esta invertido.

 Para continuar negando la Verdad y seguir ocultando la realidad, inventó la mentira de que no perdió ni se perdió.

 El cerdo ególatra se miente a él mismo, dice que ganó.

 Dice que ganó porque se independizó de Dios, dice que creció porque comprendió que no necesita de Él.

 Para continuar con su mentira-fantasía-evasión de la realidad, dice que es mejor reinar en el infierno que obedecer en el cielo.

 Finge que reina, domina, que tiene poder, etc.

 Vive una fantasía abominable, irrealidad, y no hace mas que mentirse a él mismo para acallar-conformar su miedo y no ver la realidad, para evadirse de ella.

 El infeliz teme por sí y teme a su miedo mismo, por ello lo conforma servil y pusilánime diciéndose las mentiras que desea escuchar.

 Todo lo que hace desde entonces es para conformar su ego y no ver su miedo, evadirse de éste, es para seguir diciéndose a sí mismo que es alto, importante, incluso suprior a Dios.

 Su miedo es ver la realidad, comprobar la Verdad, no poder seguir sosteniendo la mentira, por ello odia a quienes dicen-viven la Verdad, los persigue y por ello quiere pisotearlos, exterminarlos, para hacer reinar su mentira-oscuridad-fantasía, para seguir viviendo su irrealidad.


7.- SIGUEN SU CAMINO DE RUINA Y AUTODESTRUCCIÓN Y NI SIQUIERA SE DAN CUENTA


 Persigue, instiga, seduce, engaña, encanta, etc., a la humanidad, y si no lo logra de esta manera, busca obtenerlo con violencia e intimidación, o de últimas, aniquila a quien no cree sus mentiras.

 Es el típico cerdo ególatra celoso de sí mismo que quiere lograr imponerse, reinar, prevalecer, busca hacerse adorar y quier que todos compartan su delirio-fantasía, que todos crean su mentira.

 Por miedo se miente a sí y por miedo quiere ser creído, por miedo persigue a otros y con furia por miedo quiere prevalecer sea como sea.

 Se engendra en las almas, si logra que éstas crean sus mentiras y se rebelen-subleven contra Dios, está engendrándose en ellas, entra en su vida y se constituye en su esencia.

 Las controla desde adentro, instiga rebeldía, busca que cada día se hundan mas en sí, teman mas por sí y se dediquen a la egolatría narcisista infernal.

 Las almas no buscan la verdad, se dejan envolver, engañar, seducir, manipular y terminan siendo rebelde contra la Voluntad de Dios aun creyendo que son fieles, permanecen disociadas de la realidad y perdidas en la fantasía.

 Ciegas corren a su autodestrucción, son rebeldes a Dios, ególatras y acaban enviciándose.

 Algunas dicen no tener grandes vicios, pero en esencia todas son como el adversario, rebeldes contra la voluntad de Dios, ególatras narcisistas infernales preocupas por sí y dedicadas a hacerse ver, aorar, aceptar, reconocer, tomar en cuenta.

 Esto ocurre hasta en las que dicen y creen que no, porque siempre buscan el reconocimiento y la adoración de la falsa imagen que de sí construyen, aun cuando se comportan como rebeldes adolescentes que dicen desprecia a todos y que no les interesa ser aceptadas, ahí están reclamando aceptación para su misma releía odiosa y descontrolada.

 Aun las que dicen amar-obedecer-servir a Dios, en esencia son rebeldes, y por lo tanto se hallan dominadas, controladas y esclavizadas por satanás, yacen en tinieblas y no hacen otra cosa mas que pensar en sí, temer por sí y continuar arruinándose, degradándose, autodestruyéndose, corrompiéndose, deteriorándose, transformándose, transubstanciándose a imagen y semejanza del cerdo infernal.

 Esto sucede porque no buscan la Verdad, no disciernen la Voluntad de Dios y no lo obedecen. Aun cumpliendo con prescripciones religiosas, no obedecen a Dios en esencia porque no buscan diariamente su voluntad y no ajustan el rumbo de su vida conforme la Voluntad de Dios revelada diaria y constantemente como Luz Verdadera.

 Mientras no salgan del abismo de egolatría narcisista infernal, mientras no venzan el miedo-muerte-orgullo-tinieblas, mientras no dejen de pensar en sí y de dedicarse a conformar su miedo, mientras no dejen de buscar instintiva, irracional y hasta inconscientemente adoración, seguirán el camino de autodestrucción, continuarán tras los pasos del adversario.

 Comprender la importancia de discernir la Voluntad de Dios, de buscar la diaria Revelación de la Verdad y de ajustar el rumbo diariamente para nadar verdaderamente en el Camino.


9.- POR ÚLTIMA VEZ PODRÁN OPTAR


 Controlando a las almas, controla a Dios, y mas aun si se trata de aquellas almas que disponen de Dios en el mundo o que deben administrar lo que es de Él.

 Comprender que si las almas son rebelde, ególatras narcisistas infernales preocupadas por sí, las controla el adversario en esa rebeldía orgullosa-miedosa, y ahí es donde controla lo que ellas tienen, disponen o de lo que son responsables.

 Comprender la razón por la que Dios no ha podido dar u otorgar grandes dones a la humanidad, ésta no es apta, no tiene capacidad y corre el riesgo de hacer lo mismo que hasta ahora: colocar todo bajo el control del enemigo y usarlo para perderse.

 Considerar ahora lo que Dios quiere. Lo que Dios quiere es una humanidad a su imagen y semejanza, digna de Él, a la altura de sus planes originales.

 Esto significa que quiere una humanidad que sea hija fiel, digna de Él, no rebelde, corrupta y esclava de satanás por la rebeldía orgullosa y ególatra narcisista.

 Considerar que el alma ególatra es rebelde y el alma rebelde no se adora en realidad a sí misma sino la falsa idea de sí, una mentira, una evasión de la realidad y se vuelve esclava de esa mentira.

 Al final, el alma rebelde adora la mentira-tinieblas-orgullo-evasión de la realidad-fantasía, o sea, la ausencia y negación de Dios.

 Tenemos que salir de nosotros mismos, buscar la Verdad-Revelación de Dios, obedecerlo-seguirlo, y así es como derrotaremos al adversario y lo haremos retroceder en el mundo junto con su reinado de tinieblas.

 La batalla es en los corazones, en las mentes, en el interior de las personas y consiste en un combate entre la Verdad-Dios y la mentira-satanás, la Palabra de Dios contra la palabra del adversario, El Espíritu de Dios contra el espíritu del adversario.

 Las almas tienen que elegir entre Dios y el enemigo, entre ser según Dios o ser según el adversario, ser de Dios o ser del adversario, vivir-permanecer en la Verdad o en la mentira, obedecer a Dios o ser rebeldes, vivir la realidad o una fantasía, Vivir Verdaderamente o llamar ‘vida’ a la existencia autodestructiva infernal que han elegido.

 Dios mismo rebelará la Verdad para darles a las almas la oportunidad de elegir realmente, para que puedan optar y no se dejen llevar-engañar por los enemigos.

 Libres de la influencia, poder, presión, dominio y control del adversario, tendrán la última oportunidad de elegir a Dios, la Verdad, la Vida, la última oportunidad para dejar de ser ególatras narcisistas infernales.


10.- PALABRA-ESPÍRITU-REINO-VOLUNTAD


 Tomando en cuenta lo expuesto anteriormente, considerar la realidad, apreciarla y en se a esto conducirse.

 Comprender que el enemigo, satanás continúa activo, incide en la vida personal de cada uno.
 A todas las almas persigue, busca, instiga y tienta, quiere provocar la rebeldía de todas, quiere hacerlas suyas.

 Cada uno debe derrotarlo, rechazarlo, expulsarlo, vencerlo, confinarlo y devolverlo al infierno.

 En la vida personal de cada uno se libra una batalla espiritual en la que todos tenemos parte, todos tenemos responsabilidad, debemos elegir o rechazar a Dios.

 La opción no es clara y evidente como puede parecer a almas cómodas. Considerar que el enemigo ha tomado, conquistado y sometido la creación, tanto las naciones como las religiones se hallan bajo su dominio, control, autoridad, hechizo, seducción.

 Considerar que cada uno e esclavo de satanás en su propia vida-casa-corazón al ser ególatra, rebelde, preocupado por sí, rengado de la Voluntad de Dios.

 Comprender que cada uno debe buscar personalmente la Voluntad de Dios, discernirla y obedecerlo derrotando a los enemigos espirituales.

 La batalla se da en la voluntad, la voluntad puede ser rebelde u obediente a Dios. Nadie es obediente por naturaleza desde el pecado original, sino todo lo contrario.

 La obediencia es un esfuerzo y sacrificio constante y solo se logra buscando la Verdad-Revelación-Luz Verdadera, esa Palabra Viva de Dios Revelada diaria y constantemente.

 Cada uno en sí mismo debe buscar la Verdad-Revelación de Dios, esa Palabra Viva, renunciar a la voluntad propia ofreciéndola en sacrificio y seguir-obedecer a Dios colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Divina Voluntad en la propia vida-casa-corazón y en el mundo.

 Comprender que solo cumpliendo prescripciones religiosas esto no se hace porque es trabajo personal, Dios dirige a cada alma en forma personal y es responsabilidad de cada una escucharlo.

 Acá se produce el peor engaño, las almas creen que aman-sirven a Dios por cumplir con una religión, así quedan disociadas de la realidad, encerradas en su fantasía alimentando su ego, generando orgullo y pudriéndose en vida.

 Es necesario buscar la Verdad-Revelación-Palabra Viva de Dios. Esta es la responsabilidad personal de cada uno,  buscándola, hay que aceptarla ofreciendo como sacrificio la propia voluntad dominada-controlad por la mentira y así es como colaboramos en la Venida del Señor, en su Vuelta y Victoria, en el triunfo de la Luz sobre las tinieblas y en Que Venga Su Reino.

 Comprender la relación íntima entre su Reino y la Divina Voluntad, comprender que si no hay obediencia a Dios, permanecemos en el reino de satanás, en su voluntad-palabra-esencia-ser-espíritu, es decir, en la rebeldía-mentira-tinieblas.

 Considerar que si no limitamos el ego-orgullo negándonos a nosotros mismos y buscando a Dios, terminaremos tropezando con las consecuencias de esa egolatría narcisista delirante en la que nos drogamos diariamente con soberbia.

 Las consecuencias consisten en quedar a merced de lo que nos provocamos-preparando renegando obsesiva, caprichosa, odiosa y perversamente contra la Voluntad de Dios, o sea, quedamos a merced de los enemigos interiores y exteriores.

 Los enemigos imponen una humillación forzosa y eso quede tomarse para hacer sacrificio y negación de sí ofreciéndolo a Dios en reparación y penitencia manifestando la intención de elegirlo y obedecerlo a Él cuando no hay mas remedio.

 Comprender, si no buscamos a Dios por nosotros mismos limitando el ego, terminamos a merced de los enemigos, entonces, la negación se impone forzosamente. Padeciendo la negación forzosa, podemos rengar, enfurecer y desesperarnos por liberarnos de ella o podemos aceptarla muriendo-renunciando a nosotros mismos y acabar de autodestruirnos que es lo que pretenden los enemigos infernales.




Dr. Jorge Benjamín Lojo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario