27 mayo 2016

MENSAJE DEL ESPÍRITU SANTO (26 May 16), y explicación



MENSAJE DEL ESPÍRITU SANTO (26 May 16), y explicación


“Solo debéis orar, ¿Tan difícil es?”.


---------------------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


“Solo debéis orar, ¿Tan difícil es?”:


 El Espíritu Santo es de pocas palabras, pues como Él mismo lo ha dicho anteriormente, obra, no habla.

 Cuando habla es porque es absolutamente necesario, porque es conveniente para nosotros, nada mas.

 En esta situación esta diciendo lo esencial no solo para ahora sino en todos los tiempos, orar.

  El mismo Espíritu Santo dice que no es difícil, y lo dice incesando, llamando, advirtiendo a las almas, un reproche que es como una sacudía o un golpe de realidad.

 Estas palabras del Espíritu se traducen en hechos, y esto sucede cuando vemos esas dificultades en las que no tenemos mas remedio que orar, donde comprendemos que Solo Dios nos puede ayudar, defender, proteger, guiar, sacar, etc.

 Es como una bofetada, ¿Tan difícil es?, al Espíritu no podemos engañarlo, no es difícil orar, no escapa a las posibilidades de ninguno.

 Por supuesto que hay niveles de oración, pero si no hacemos lo primero y esencial, sino nos dirigimos a Dios, no avanzaremos, solo continuaremos hundiéndonos-perdiéndonos en nosotros mismos, seguiremos estancándonos o autodestruyéndonos.

 Realmente es como un reproche o reclamo del mismo Espíritu de Dios, no es difícil, no cuesta salir de sí, dejar de pensar en el abismo del ego.

 No pide siquiera que sea continuo, solo pide que se haga, que las almas oren.

 Es aunque sea un instante despegarse de sí, desapegarse del ‘yo’, dejar de enterarse en el abismo del ego, no pide milagros, solo un esfuerzo.

 Es como el reproche de un padre que le dice al hijo lo que le conviene durante tiempo pero éste no lo hace, al final lo sacude y le pregunta si es muy difícil dejar de dedicare a su ego.

 La verdad es que es difícil orar para la alma que son ególatras y superficiales, que viven en y por sí mismas dedicadas totalmente al mundo, a su imagen, a las apariencias, que buscan ser aceptadas, reconocidas y tomadas en cuenta.

 Tales almas no pueden orar, están llenas de sí, deliran de orgullo, se encuentran hinchadas de tanto amor propio, comen mentira, están llenas de aire, perdidas en tinieblas.

 Sobreabundan estas almas que prefieren hacer y no orar, que creen que es inútil orar.

 Se convencen de que ellas salvan al mundo con lo que hacen cuando en realidad solo andan buscando adoración, aceptación, mendigan reconocimiento, suplican ser amadas, adoradas, como serpientes infernales que se arrastran sobre la faz de la tierra.

 Arden en deseos de adoración. Se arrastran sobre su vientre buscando la aceptación que desean para su delirio orgulloso.

 Les resulta absolutamente difícil orar porque viven una absoluta dedicación a sí mismos, por ello es que el Espíritu Santo les reprocha, amonesta y llama la atención sacudiéndolas.

 Realmente no pide milagros, pide un esfuerzo, dejar de entregarse a sí mismos, dedicarle un tiempo a Dios verdaderamente, orar, escucharlo, vivir en consecuencia, obedecerlo.

 Esto es así porque orar no es hablar como loco o gritar como histérico exaltado, no es repetir mecánicamente, es escuchar a Dios para obedecerlo, es discernir su Voluntad para colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario