27 mayo 2016

MENSAJE DE SAN RAFAEL ARCÁNGEL (26 May 16), y explicación



MENSAJE DE SAN RAFAEL ARCÁNGEL (26 May 16), y explicación


“Nada humano os dará alivio, consuelo o solución alguna”.

“Es la hora de Dios”.

“Solo Dios, orad, perseverad, colaborad en la Segunda Venida del Señor”.


---------------------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


1.- “Nada humano os dará alivio, consuelo o solución alguna”:


 Esto es si porque el verdadero mal que aflige a las almas es espiritual, no es terrenal.

 Siendo un problema espiritual, nada terrenal puede darle solución, alivio, consuelo, remedio.

 El problema real es la ausencia de Dios provocada al prescindir de Él, al renegar contra su Voluntad.

 Todos los otros problemas que golpean, azoan y castigan a las almas son consecuencias de este problema esencial, central, primero.

 Nada humano, nada terrenal, puede dar solución al problema real que aflige, azota y castiga a las almas.

 Si bien sienten el golpe en lo terrenal y material, en lo mundano y humano, el problema esencialmente es espiritual, es la ausencia de Dios provocada al renegar contra Su Voluntad.

 El orden es así, primero reniegan de Dios, prescinden de Él, se apartan de su Voluntad, entonces, se hunden en el abismo de la infernal egolatría narcisista y se pierden en tinieblas.

 Ahí se exponen a todos los enemigos espirituales provocándose un infierno en vida.

 Así es como su orgullo es derrumbado, golpeado, azotado, castigado, se viene al suelo, se cae el cielo, van de abismo en abismo, de desgracia en desgracia y solo comprueban que después del abismo viene el abismo, es decir, abismo eterno e insufrible, abominablemente infernal.

 Les falta la columna vertebral, carecen de una verdadera espiritualidad, solo tienen egolatría, narcisismo espiritual, una abominable dedicación a sí, a satisfacer el ego.

 Así es como se arruinan autodestruyen y de esta manera es que si bien sienten que algo anda mal, no aciertan en el diagnóstico del problema y por ello yerran al pretender darle una solución.

 No hay solución humana para el problema que aqueja a las almas.

 No hay humana solución porque el problema es espiritual.

 Por ello es que Dios mismo ha dado un Salvador, ha enviado a Su Hijo.

 Si las almas continúan prescindiendo de Él y no aprovechando al Salvador Enviado por Él, van a seguir buscando paliativos para el problema, placebos, falsos remedios que al final solo engendrarán mas desgracias, penas, sufrimientos, castigos, provocarán mayor ausencia de Dios, mas infierno en vida.


2.- “Es la hora de Dios”:


 Es así de simple como lo dice el Arcángel, es la hora de Dios y no de otra cosa.

 No hay mas remedio, salida o solución.

 Deberíamos comprenderlo al ver que ninguna otra cosa puede solucionar, remediar, satisfacer, aliviar.

 Hasta ahora hicieron por sí mismas y han comprobado que no pueden o que cuanto hacen no soluciona nada sino al contrario, engendra mayores desgracias.

 Es la hora de admitir la Verdad, Solo Él Es Dios.

 Es el momento de reconocer que sin Dios nada podemos, sabemos, tenemos, etc., nada de nada.

 La Verdad es simple, en esta hora nada va a funcionar, salir, prosperar, todo se caerá, derrumbará, vendrá abajo, desmoronará, Solo Dios permanecerá en pie, y como esta escrito, Él hablara de pie sobre la faz de la tierra al final.

 Los hechos demostrarán que solo hay un Dios y que nada ni nadie podrá permanecer ni prevalecer, es la hora de la Justicia de Dios, es como Pentecostés.

 Esto significa que el orgullo de cada uno será reducido y en su orgullo desafiante todos serán golpeados porque al Venir El Señor, destruye el orgullo, lo quebranta, aniquila, derrite.

 Satisfechas las almas lo han alzado desafiante, lo han esgrimido y ostentado delirantes, con arrogancia se han paseado, pero se vendrá abajo y por obra de Dios, sin intervención humana.

 Es mas, muchas almas se autodestruirán a sí mismas, al llevar el delirio del orgullo al extremo, se consumirán, arruinarán y extinguirán o se estrellaran unas contra otras.

 Solo se salvarán quienes se desliguen de su orgullo, renuncien a éste y obedezcan a Dios.


3.- “Solo Dios, orad, perseverad, colaborad en la Segunda Venida del Señor”:


 Solo Dios significa que solo Él permanecerá de pie, prevalecerá, la Verdad permanecerá.

 Todo orgullo, todo delirio, toda fantasía o delirio, se derrumbará.

 Se acerca El Señor y, como Es Luz Verdadera, derrite y derriba la mentira, el orgullo, el engaño, el error, la fantasía infernal.

 Si las almas no sueltan su delirio de orgullo, son enterradas con éste, son precipitadas al fondo del mar, se pierden con aquello que adoran en el lugar de Dios.

 Esta decretado que el orgullo de cada uno será su condena, porque el orgullo es condenado, Dios odia el pecado, no al pecador.

 Si las almas quieren salarse, deben soltar su orgullo, despegarse, desapegarse de éste, dejar de sostenerlo, dejar de alimentarlo, dejar de consumirse por defenderlo y alzarlo.

 Si continúan alzándolo desafiantes, será echado al infierno y las mismas almas con éste, no podrán evitarlo, serán arrancadas de la tierra.

 Al defender su orgullo que se precipita al infierno frenética e histéricamente, se van al infierno de la misma manera.

 Las idiotas no lo ven, ven lo que los demonios les hacen creen, quieren creer que se alzan, levantan, progresan, pero están de cabeza hundiéndose en el infierno.

 No ven que están de cabeza, al revés, no están yendo hacia arriba sino hacia abajo, pero quieren seguir, entonces, que se hundan en su ego y que se entreguen desenfrenadamente a su orgullo hasta consumirse y hasta acabar de arruinarse y autodestruirse, tanto en el mundo, como para siempre.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario