04 mayo 2016

MENSAJE DE SAN JUAN BAUTISTA (03 May 16), y explicación



MENSAJE DE SAN JUAN BAUTISTA (03 May 16), y explicación


“Descansaréis de vuestros trabajos”.

“El Señor será vuestro consuelo”.


---------------------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


1.- “Descansaréis de vuestros trabajos”.


 Ha encomendado trabajos a almas, les ha cargado una pesada carga, les ha encargado llevarla-soportarla.

 Les ha compartido su trabajo El Señor, les ha dado parte del peso que Él mismo ha cargado con la Cruz camino al Calvario para ofrecer su Santo Sacrificio.

 Con su omnividencia divina vio y tomó en cuenta a ciertas almas que vendrían en el tiempo y en éstas se apoyó, descansó, se fortaleció y consoló.

 Mas allá de todo tiempo al ser eterno pudo ver y tomar en cuenta a las almas en las que se apoyó, a las que les pidió ayuda para soportar el peso de la salvación.

 Estas cargas las ha dado y han servido para que esas almas se purificaran y también crecieran, maduraran espiritualmente, para que progresaran.

 Al haberse mantenido fieles han consolado y aliviado al Señor, por ello El las aliviará y será su Fortaleza y Consuelo, ya no padecerán como antes.


2.- “El Señor será vuestro consuelo”.


 Solo quienes han sufrido grandemente comprenden lo que es el verdadero consuelo.

 Las almas en general no conocen el dolor y no comprenden donde esta el consuelo real.

 Solo quienes han sufrido por amor y obediencia a Dios comprenden cual es el verdadero consuelo.

 En el mundo las almas sufren por amor a sí mismas, por no poder satisfacer su ego como lo ambicionan, sufren porque no pueden concretar su perversa voluntad.

 En el mundo viven perversa, obsesiva, desesperada e histéricamente por y para sí mismas, para satisfacer su ego, y suponen que el consuelo es lograr lo que quieren, obtener lo que persiguen, hallar lo que buscan.

 También quieren creer que consuelo es evitar lo que temen, evadirse de los que les duele, pesa, ni quieren escuchar hablar de esfuerzo y sacrificio.

 Almas miserables de este calibre infernal, no comprenden el consuelo de satisfacer-obedecer a Dios y de hallar ahí, en Él, el verdadero consuelo, el consuelo que surge de consolar a Dios.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario