27 mayo 2016

MENSAJE DE SAN GABRIEL ARCÁNGEL (26 May 16), y explicación



MENSAJE DE SAN GABRIEL ARCÁNGEL (26 May 16), y explicación


“Os autodestruís y os destruís entre vosotros”.


---------------------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


“Os autodestruís y os destruís entre vosotros”:


 Las almas se destruyen al separarse de Dios, escindirse de El, apartarse del camino, renegar de su Voluntad.

 Pueden prescindir de Dios, nadie las obliga a aceptarlo, pero las consecuencias de ello no tardan en llegar.

 Dios Es la Vida, cuando las almas se separan de Él, pierden la Vida, continúan en su humana existencia, pero carecen de Vida Verdadera, real, sobrenatural, espiritual.

 Las almas se engañan negándose a ver la realidad, quieren creer que viven cuando solo existen, no ven ni les interesa comprender la diferencia, existir no es vivir.

 Vive el que le deja a Dios Vivir, cuando Dios tiene Vida en la vida del alma, ésta tiene Vida porque Dios Vivo y Presente se la comunica-da-dona.

 Las almas se encierran en sí mismas, en sus delirios, dedicándose a sus caprichos, empeñándose en satisfacer su ego y no viendo ni queriendo escuchar otra cosa.

 Comienzan con caprichos, siguen con obsesiones, terminan en desesperaciones y acaban en histeria, se deforman, autodestruyen, todo es efecto de abismarse en sí, de enterrarse en su ego, de separarse de Dios.

 Dios Es El Bien, Es la Vida, El Principio, la Verdad, pero si las almas se apartan de Él, se separan, escinden, disocian, terminan hundiéndose en sí mismas, se abisman-entierran en su ego.

 El abismo del ego es un sepulcro actual y eterno, ahí se devoran-consumen a sí apartándose de Dios, al no poder nutrirse de Él, se consumen devorándose a sí mismas.

 Luego, no satisfechas, buscan víctimas para tributar a su ego, por ello es que esculpen una imagen falsa de sí, un delirio orgulloso y lo exponen, un ídolo personal, el súper-yo.

 Exponen ese delirio, lo que dicen y creen ser, aquello por lo que desean ser reconocidas, y entonces buscan desesperadamente adoración, la reclaman, piden, exigen, imponen.

 Así como cada uno es esclavo de su ego mientras se desespera satisfaciendo su delirio orgulloso, luego quiere tener a otros de esclavos para satisfacer su ego y conformar su delirio de orgullo, para seguir sosteniendo ese delirio-ídolo infernal.

 Así es como las almas se odian mutuamente y se reclaman adoración mutuamente, no se aceptan, porque solo adoran a su ídolo personal, pero reclaman frenéticamente adoración y aceptación para su ídolo.

 Ahí chocan irremediablemente y como no ceden, como toda su vida se la tributan a su ídolo, creen que es justo odiar a quien no lo satisface-adora-conforma.

 Dicho de otra manera, cada uno en sí es esclavo de su ego, luego, no satisfecho, quieren tomarse unos a otros como esclavos de su ego, y por ello es que andan reclamando adoración, aceptación y reconocimiento, justamente lo mismo que se niegan a dar.

 Al no lograr adoración de parte de otros, delirando de orgullo consideran que es justo odiar, entonces, se aborrecen mutuamente defendiendo como idiotas al ídolo de su orgullo, es decir, un delirio, una fantasía, una cornamenta infernal que en su mente ha crecido, aquello de lo que están satisfechos y para lo que claman adoración.

 Así es como se acabó el amor y la paz fue desterrada, solo quedan tinieblas, vacío, abismo, desolación, el mundo es un maldito infierno en el que las almas solo pueden estrellarse unas contra otras.

 Comprender según esta comparación, la miseria material que padecen y por la que se estrellan desesperadas unas contra otras, es similar y efecto a la miseria espiritual que provocan en su egolatría, todas quieren satisfacerse pero ninguna produce, todas son abismos que devoran y se estrellan entre sí peleando por un mendrugo, una miserable limosna.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario