27 mayo 2016

MENSAJE DE MENSAJERO DE LA VERDAD, ÁNGEL DE LA ARGENTINA (27 May 16), y explicación



MENSAJE DE MENSAJERO DE LA VERDAD, ÁNGEL DE LA ARGENTINA (27 May 16), y explicación


“Orad de esta manera: ‘Que Se Haga Tu Justicia, Señor’, y perseverad en la oración por amor a Dios”.


---------------------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


1.- “Orad de esta manera: ‘Que Se Haga Tu Justicia, Señor’,…”:


 La justicia de Dios Es Pentecostés, es la Venida del Espíritu Santo, y es también la Venganza de Dios.

 Es por medio de su Espíritu Que Hace Justicia.

 Al hacer descender su Espíritu limpia, libera, purifica a las almas que renuncian al orgullo y abandonan el camino de la perdición, es decir, que abandonan la egolatría narcisista infernal, renuncian a sus caprichos aceptado la Voluntad de Dios.

 Las almas que se apegan a su orgullo y defienden ese delirio infernal, terminan autodestruyéndose porque son precipitadas al infierno con el mismo orgullo que adoran.

 Las almas ególatras deliran de orgullo y defienden ese capricho infernal, es rebeldía abominable y autodestructiva, se apega a este veneno en vez de colaborar con Dios en la purificación, por ello es que al final son precipitada al infierno junto con el orgullo que adoran, cultivan, defienden, protegen y prefieren.

 Ni siquiera es castigo, claramente es consecuencia, Dios quiere salvar a las almas.

 Eligen y se provocan el castigo al renegar de Dios y oponerse a su Voluntad, al no dejarse Salvar por Dios.

 Debemos orar pidiendo Que Haga Justicia, que nos libere de los enemigos infernales, que ponga orden, que pase por nuestra vida-casa-corazón.

 También Que Haga Justicia poniendo orden en el entorno, en lo terrenal, pues si bien siempre es preferible y primero lo espiritual, nos encontramos en el mundo y es necesario tener donde reposar los pies, o sea, algo de paz para poder seguir.

 Respecto da Pentecostés es conveniente considerar lo que dicen al respecto Ágreda, Emmerich, Valtorta y Picarreta, para comprender como es que ese es el día de Justicia de Dios.

 Cada uno recibe lo que quiere, busca, desea, prefiere, así es como el que ha elegido a Dios, tendrá a Dios, pero quien se ha elegido a sí mismo, será llevado por su orgullo desbocado a su autodestrucción.

 Tomar el ejemplo de lo que sucedió en la Primera Venida del Señor, quienes no recibieron al Mesías, se llenaron de orgullo y se entregaron furiosos en sus delirios a obtener lo que deseaban por sí mismos provocándose la desgracia, mereciendo la diáspora.

 Las almas que no aceptan la Voluntad de Dios, que se desatan furiosas dedicándose a hacer lo que quieren, se llenan de orgullo y terminan autodestruyéndose, se provocan la ruina que irremediablemente les cae encima, se pierden en sus delirios a merced de las desgracias que se generan.


2.- “…Y perseverad en la oración por amor a Dios”:


 Hay que orar para que Dios obtenga lo que desea y hay que perseverar en ello a pesar de los tormentos, de los sufrimientos, del infierno que nos toca atravesar.

 Ahí ofrecemos un verdadero sacrificio de nosotros mismos y ahí nos negamos como corresponde.

 Solo cuando hay dolor y sufrimiento en una larga y penosa perseverancia es cuando los sacrificios se hacen por amor a Dios.

 Esos sacrificios de perseverancia son los que obtienen la salvación propia y de muchos.

 La oración perseverante aun en los mas horrendos padecimientos es lo que consigue la Milagrosa Intervención de Dios.

 Dios obrará milagros por estas oraciones, y serán portentos como no los hubo hasta ahora cumpliendo aquello mismo que dijo El Señor, “Harán las mismas obras que yo, y las harán aun mayores”, (Jn 14, 12).


No hay comentarios.:

Publicar un comentario