27 mayo 2016

MENSAJE DE MARÍA VIRGEN (26 May 16), y explicación



MENSAJE DE MARÍA VIRGEN (26 May 16), y explicación


“No oráis, no colaboráis en la Segunda Venida de mi Hijo”.

“Os hundís en tinieblas, os perdéis en vuestro ego, os exponéis a vuestros enemigos”.

“Os lamentáis mientras que hacéis nada mas que quejaros”.

“No oráis, no veréis la Luz Verdadera”.

“Sufrís la sequedad de la ausencia de Dios”.

“Y termináis enfrentados por orgullo”.


---------------------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


1.- “No oráis, no colaboráis en la Segunda Venida de mi Hijo”:


 Por comodidad, costumbre, por lo que enseña el mundo y lo que éste demanda, las almas no oran.

 Sucede lo mismo en la religión, éstas se rindieron ante el infierno, se entregaron al mundo y renegaron de Dios, por ello es que si oraban poco y mal, menos lo van a hacer ahora.

 La Venida del Señor no puede ocurrir si no hay oración, la situación es similar a su Primera Venida.

 En la Primera Venida colaboraron las comunidades de los esenios en la oración como bien lo explica la Santa A. C. de Emmerich en sus visiones sobre antiguo y nuevo testamento, los mismos que, después, no se convirtieron y no lo recibieron perdiéndose.

 Solo con oraron colaboramos en la Venida-Paso-Vuelta del Señor, pero a las almas no les interesa, prefieren la religión falsa apegada al mundo, dedicada a éste, emperrada en lo terreno, material.

 Quiere un reino terreno, quieren bienes terrenos, no viven espiritualmente ni les interesa progreso espiritual alguno, por ello es que se encuentran postradas en el mundo y dedicadas a éste engañándose y dejándose engañar por las religiones materialistas e infernales.

 Tarde y amargamente comprobarán que sus religiones, aquellas de las que se sienten orgullosas, son un fraude.

Muchas fueron inventadas por sectas masónicas e illuminati, otras solo por dementes y otras por ambiciosos, pero detrás de todas estas desviaciones siempre están los demonios buscando almas que fácilmente son embaucadas con el cuento de la religión dedicada al mundo, a intereses y necesidades mundanas.


2.- “Os hundís en tinieblas, os perdéis en vuestro ego, os exponéis a vuestros enemigos”:


 Las almas se olvidan de Dios, reniegan de Él, se opone a su Voluntad y es así como se hunden en sí mismas.

 Se desligan de Dios hundiéndose-enterrándose-abismándose en sí, perdiéndose en tinieblas, ahogándose en su propia miseria.

 Ahí padecen el infierno de la ausencia de Dios, los embates infernales y se devoran a sí mismas, y terminan perdiendo la noción de la realidad.

 Olvidadas de Dios, hundidas en sí, conocen el infierno, claramente la Virgen lo esta diciendo.


3.- “Os lamentáis mientras que hacéis nada mas que quejaros”:


 Olvidadas de Dios, perdidas en la propia miseria, expuestas a sus enemigos, las almas padecen como en el infierno acá en la tierra.

 Sienten que vivir es un castigo, desearían morir para librarse, se potencia la mala voluntad y solo disfrutan la maldad, los vicios e inmundicias provocándose infiernos peores.

 Padeciendo el infierno que se provocan renegando de Dios, oponiéndose a Él, entregándose a sus enemigos, luego se lamentan, quejan y escandalizan.

 Están como quieren, sin Dios y en contra de Él, tienen lo que han buscado, merecido, logrado, generado, provocado, por mas que se lamenten, quejen, escandalicen.

 Como histéricas prostitutas infernales solo hacen escándalo, se lamentan, lloriquean y se quejan acusando a todos de las desgracias que se han provocado al renegar de Dios, prescindir de Él y oponérsele sistemáticamente.


4.- “No oráis, no veréis la Luz Verdadera”:


 Es simple, la luz no es la razón ni llega por el sol, mucho menos es contemplarse a sí mismo e imaginarse cosas o repetírselas hasta creerlas.

 La Luz Verdadera Es El Señor, Jesús, El Hijo de Dios, la Verdad misma, Sabiduría Encarnada.

 No la buscan ahora, no la verán después, no la aman ni la desean ahora, no la tendrán nunca.

 Se conforman con quienes les dicen lo que desean escuchar, las mentiras que adoran, alimentan el ego y generan mas orgullo, prefieren el veneno de la serpiente.

 Prefieren las tinieblas a la Luz porque sus obras son malas y no quieren renunciar a ellas, no quieren dejar de entregarse a la egolatría narcisista infernal, los vicios, el mundo, las ambiciones, perversiones y corrupciones.


5.- “Sufrís la sequedad de la ausencia de Dios”:


 Sufrimos en la propia vida y en el mundo que se cae a pedazos, que se deteriora rápidamente, la ausencia de Dios.

 La ausencia de Dios es el infierno.

 Es un desierto, la sequedad espiritual en la que el alma se reseca consumiéndose a sí misma y donde queda raquítica, esquelética, quebradiza, reduciéndose a polvo y cenizas.

 Dios falta porque las almas se van, apartan, hunden, se separan-escinden de Él, no falta porque sí, provocan la ausencia de Dios renegando contra Su Voluntad y prescindiendo de Él.

 Dios falta o esta ausente porque se hunden en sí, entierran en el abismo del ego y se dedican a preocuparse inútilmente por sí.

 No falta porque sí, provocan su ausencia siendo caprichosas, ególatras, desgraciadas ambiciosas.

 Deben buscar el agua viva de su Divina Presencia, colaborar en su Venida, orar, perseverar en El Camino.


6.- “Y termináis enfrentados por orgullo”:


 Cada uno se encierra en sí mismo, se hunde en el abismo de su ego y hace caprichosa y descontroladamente lo que se le antoja sin límite.

 Cada cual va encerrado en su fantasía, delirio, disociado de la realidad, perdido en su abismo de tinieblas.

 Es como si la creación fuese un manicomio a cielo abierto, por ello es que las almas se estrellan unas contra otras, nadie y a nadie le interesa nada, solo su ego, satisfacer su ambición, concretar sus caprichos.

 Yendo cada uno perdido en su delirio, es inevitable que se estrellen unos contra otros en su obsesión por satisfacerse, en su ambición por saciar su vicio, concretar sus fantasías.

 Nadie le pone límites a su ego y tampoco ninguno admite los límites que les impone el roce y la convivencia bajo el mismo cielo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario