10 mayo 2016

DE LO CONTRARIO NOS PERDEREMOS IRREMEDIABLEMENTE



DE LO CONTRARIO NOS PERDEREMOS IRREMEDIABLEMENTE


 Las tinieblas son la misma muerte eterna y no hacen mas que avanzar porque no hacemos sota cosa mas que rebelarnos, oponernos y prescindir de Dios.

 Nos hundimos-encerramos en nosotros mismos convirtiéndonos en caprichosos cerdos ególatras miserable preocupados por nosotros mismos.

 Somos miserables ególatras desarmados, no levantamos la cabeza del abismo infernal de egolatría narcisista en el que nos hemos convertido.

 Somos un manojo de caprichos, el alma esta agusanada, se pudre en vida, se transforma y deforma, se vuelve infernal, demoníaca, se autodestruye.

 Es una obsesión, constantemente estamos diciendo ‘yo’ y haciendo lo que se nos ocurre, antoja, viene en ganas, no queremos levantarnos el abismo de egolatría narcisista infernal en el que nos hemos convertido.

 No apartamos la mirada del abismo de miseria que somos y con obsesión infernal nos empeñamos en tratar de llenarlo, por eso es que buscamos adoración, aceptación, reconocimiento, atención, etc.

 Tenemos que hacer un esfuerzo por y para nuestro Verdadero y Eterno Bien, debemos negarnos a nosotros mismos, sacrificar el orgullo, negarle satisfacción al ego, abandonar caprichos, comenzar a hacer el esfuerzo de buscar a Dios, el sacrificio de discernir su Voluntad y obedecerlo perseverantemente.

 Mientras nomazo esto las tinieblas continuarán avanzando, imperando, prevaleciendo, imponiéndose en nuestra vida, seguiremos hundiéndonos en el abismo de egolatría, en el vacío infernal que hemos provocado al renegar y prescindir de Dios desde el principio.

 Hicimos una costumbre del miserable elegirnos a nosotros mismos, no queremos apartarnos de semejante miseria abominable, tenemos que hacer un esfuerzo real y volver a Dios, de lo contrario queremos irremediablemente postrados en tinieblas, perdidos en el infierno ya desde ahora.

 Dios mismo quiere rectarnos, sacarnos, pero debemos confiar en Él, creer en su Amor, discernir su Voluntad y seguirlo perseverantemente, de lo contrario, nos perderemos para siempre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario