17 mayo 2016

DARLE LIBERTAD, ÉL SABRÁ. TAL VEZ NO QUEREMOS SER AMADOS



DARLE LIBERTAD, ÉL SABRÁ. TAL VEZ NO QUEREMOS SER AMADOS


 Puede ser que, viendo los propios límites nos neguemos a seguir adelante y consintamos quedarnos estancados, paralizados.

 Viendo que no tenemos amor ni voluntad de amar, preferimos no hacerlo, nos conformamos con ello quedándonos estancados ahí.

 Es verdad que no es obligatorio amar, no sería amor, sería adulación servil miedosa y en el fondo odiosa y resentida.

 Comprobando que no tenemos amor ni voluntad de amar, en vez de negarnos, podemos, podemos y no debemos, pedir a Dios que nos ayude a hacerlo y así a seguir adelante.

 En esto podemos darle libertad a Dios para que disponga como quiera, pero debemos pensar bien las posibilidades y a lo que nos comprometemos.

 Tal vez en el fondo la realidad es que no queremos ser amados y eso es lo que mas nos ofende, molesta, humilla y hace padecer, saber que somos amados cuando no queremos.

 No queremos ser amados porque humilla, duele, molesta e implica corresponder, conlleva hacerle un lugar a otro.

 También requiere ceder algo de control, porque implica darle poder, capacidad de disposición al otro sobre la propia vida.

 No tenemos que decirle a Dios como debe amarnos, solo debemos darle la libertad necesaria para que nos Ame como quiera, Él Es Dios y Sabe lo que hace, solo hay que confiar, seguir, perseverar.

 Es siempre mas meritorio obrar por obediencia, pero al final Dios quiere que obremos por amor, cosa que nos deja totalmente incapacitados porque no tenemos amor ni voluntad de amar, y lo que es peor, ni siquiera nos interesa.

 Es hora de declararse incompetente y de dejar a Dios en entera libertad sin dar mucha vuelta, sería conveniente abandonarse a su querer divino y que sea lo que Él juzgue como mas conveniente según lo que nos conoce y sabe que realmente nos agrada y/o necesitamos y/o debemos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario