15 mayo 2016

APORTE PERSONAL PARA SOLUCIONAR EL MAL GENERAL



APORTE PERSONAL PARA SOLUCIONAR EL MAL GENERAL


 Perdemos mucho tiempo entre quejas y lamentos mientras que nos arrastramos sobre la faz de la tierra.

 Debemos levantarnos, elevar la mirada, aprende a mirar a Dios, dejar de mirarnos a nosotros mismos.

 Por debilidad, miedo, preocupación, nos miramos a nosotros mismos y no levantamos la cabeza, al contrario, solo y siempre nos miramos y no hacemos mas que pensar obsesiva, desesperada e histéricamente en el abismo del ego en el que nos hemos convertido.

 Nos vence-domina el miedo y terminamos hundiéndonos en el abismo ya desde ahora, nos perdemos en tinieblas.

 Tenemos que dejar de renegar, de lamentarnos, de arrastrarnos sobre la faz de la tierra.

 Comprender que no podemos tocar, modificar o resolver lo que nos pesa, atormenta, humilla y hace padecer como en el infierno.

 Hay que aceptarlo y hay que rendirse, entregarse, dejar de lamentare, dejar de auto compadecerse, dejar de llorar por sí mismo, por el orgullo.

 Debemos ver como somos liberados de ese veneno infernal que es el orgullo, que es la complacencia en sí, que es tinieblas.

 Comprendiendo esto, dejando de renegar y de lamentarnos, tenemos que prestar atención a otra cosa, debemos ver que lo que nos pesa, atormenta, castiga y hace padecer, se va a resolver cuando se resuelva el problema real, central, original.

 Ese problema es la ausencia de Dios.

 Cada uno tiene que salir de sí mismo, olvidarse de sí, dejar de arrastrarse, o sea, dejar de tenerse lástima-pena-enfermiza autocompasión infernal, y dedicare a seguir-obedecer a Dios.

 Colaborando en la Presencia de Dios retrocederán las tinieblas y ahí se resolverá el problema que nos castiga, atormenta y hace padecer como en el infierno acá en la tierra.

 Es un aporte personal a la solución del problema general, cuando eso se resuelva, todo cambiará, y si otros no colaboran, Dios no dejará esfuerzo ni sacrificio sin recompensa, quienes se hayan negado a sí por obedecerlo y amarlo, serán liberados, los otros continuarán postrados en tinieblas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario