07 enero 2016

ÉL MISMO INTERVENDRÁ



ÉL MISMO INTERVENDRÁ


 No se puede caminar con el infierno adentro, y tenemos el infierno adentro porque renegamos de Dios, prescindimos de Él, nos oponemos a Su Voluntad.

 No le hemos prestado la debida atención, no lo hemos buscado, nos hemos apartado de Él dedicándonos a la abominable egolatría narcisista infernal, permanecemos encerrados en la fantasía, evadidos de la realidad.

 Teniendo el infierno de ausencia de Dios adentro no podemos pasar por el mundo que en estos tiempos ha venido a ser un verdadero y abominable infierno sin remedio.

 Se ha ausentado Dios porque la humanidad en general se ha desvinculado de Él, se ha apartado y cada uno solo piensa en sí mismo, en satisfacer el abismo de su egolatría narcisista infernal.

 Lo mismo ha sucedido con las religiones que debían colaborar con Dios en mantener el enlace con el cielo, la unión entre cielo y tierra.

 Ahora son sectas infernales en las que las almas se corrompen mientras que adoran a sus líderes, la falsa imagen que de éstos se forman.

 Se le rinde culto a la imagen-personalidad de los líderes sin adorar a Dios, sin buscarlo, sin obedecerlo, sin seguirlo.

 Son sectas abominables en las que las almas son engañadas, confundidas, seducidas, encantadas, en las que se les lava el cerebro permaneciendo encerradas en sistemas de pensamientos que las aíslan y esclavizan.

 Hagan lo que hagan los dementes líderes religiosos de estos tiempos, no podrán evitar que Dios mismo intervenga, no podrán acallarlo y Él hablara a las almas, se revelará a las consciencias, pondrá la inquietud en los corazones.

 Llamará a las almas, las despertará, las iluminará, enviará El Espíritu Santo para sacudirles el polvo de la mentira y liberarla del encantamiento infernal de la serpiente que vierte su veneno por medio de las religiones que se han vuelto rebeldes e infernales.

 Dios quiso que las religiones que decían estar a su servicio colaboraran con él, pero si éstas no han colaborado en la salvación de las almas sino que se limitaron a atender asuntos terrenos y mundanos, no va a seguir atándose a ellas.

 Si han prescindido de Dios, es justo que Él prescinda de ellas. Si han elegido a satanás, es lógico que Dios las descarte y que haya llegado la hora en la que intervenga Él mismo.

 Es tiempo en el que Dios no dejará a las almas desamparadas, El mismo se ocupará de ellas, en personas intervendrá para salvarlas, tanto mas cuando hasta quienes deberían colaborar en la salvación de las almas se han pasado al bando del enemigo infernal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario